NBI – COVID-19 y padecimientos oportunistas del encierro

Sarampión

NBI – COVID-19 y padecimientos oportunistas del encierro

Entre la Semana Epidemiológica (SE) 33/2019 y hasta SE 25/2020 en Argentina, se registró el brote de sarampión más extenso desde la eliminación de la circulación endémica certificada por la OMS (2016). Se trató de 179 casos confirmados, incluida una defunción. El epicentro del brote fue el AMBA41 (19% CABA y 80% PBA).

A pesar de una intensa vigilancia durante el período del brote, con notificación de 89 sospechosos, el Área Metropolitana de Gran Resistencia –AMGR- no registró casos confirmados.

Se atribuyó el brote a la desconfianza en la inmunización, asociada a la militancia anti-vacunas. Sin embargo, investigaciones recientes en Argentina mostraron que este grupo, alcanza difusión por redes sociales y es minoritario (ver Nolte et al. 2016). Por tanto, se hipotetizan como causas, la re circulación regional del virus (hubo 5 casos de viajeros a zonas de circulación del virus en este brote) y la caída en la cobertura poblacional de la vacuna, asociable a faltantes de vacunas y oportunidades perdidas en vacunación (requerimientos burocráticos para acceder a la vacunación como no vacunar en la consulta del niño sano, solicitar recetas de médico especialista para la aplicación, horarios de vacunatorio inaccesibles, cese de campañas de vacunación en escuelas, centros de primera infancia, comunitarios), tanto como a particularidades de la población como la complacencia (baja percepción del riesgo de enfermar y la necesidad de vacunarse) y desconfianza (en los profesionales, en las autoridades sanitarias o en la industria farmacéutica).

En respuesta al brote de sarampión 2019-2020, el Estado intensificó el calendario de vacunas en menores de un año, agregando dosis cero, y 2 dosis en la población entre 13 meses y 4 años. Aunque con este esquema mejoró la cobertura de vacunación, en AMBA, en Chaco y en el promedio del país, siguió siendo sub óptima (ver Gráfico % Cobertura de vacunación 2019).

En AMBA, los partidos de Moreno, Almte. Brown, Lanús y Quilmes tuvieron casos en marzo 2020. La última confirmación fue en Ezeiza en la semana que dio inicio el Aislamiento Social Preventivo Obligatorio –ASPO- (20/3/2020). Lo que nos permite inferir que las medidas de ASPO para la contención del contagio de COVID19, al limitar la presencialidad de los niños en instituciones y la circulación internacional de las personas en generaI, seguramente han incidido en favor del control del brote. La situación de emergencia sanitaria, podría haber derivado también en limitar los diagnósticos. A SE28/2020, luego de 12 semanas sin confirmación de casos, Argentina fue decretada nuevamente libre de circulación del virus.

En los primeros días de julio 2020 Argentina fue declarada libre de sarampión. El último caso de esta enfermedad se confirmó en Ezeiza, AMBA el 20/3/2020. Es probable que las medidas de aislamiento para la contención COVID-19 hayan incidido positivamente en evitar los contagios de sarampión, porque la cobertura de vacunación contra esta enfermedad, a pesar de las campañas oficiales, está todavía en niveles sub óptimos.

Se considera cobertura óptima de vacunación el 95% o más de la población para la edad.
Ilustración: Ruth Oño

Dengue

NBI – COVID-19 y padecimientos oportunistas del encierro

Brote de dengue en el país

Al momento del inicio de las medidas de ASPO, Argentina transitaba también un brote de dengue. A SE25, la temporada 2019-2020 de dengue en Argentina presentó un 25% más de casos que el brote anterior, en la temporada 2015-2016. El pico de la transmisión a nivel país tuvo lugar en SE17 (20 abril), ya con 18% de circulación comunitaria de SARS-CoV-2.

El mayor aporte de notificaciones al total del casos del país, lo hizo el AMBA (17.000 casos). AMBA41 y AMGR se ubican entre las 15 primeras provincias según incidencia acumulada de dengue (casos confirmados y probables). A SE25/2020, de mayor a menor en orden de su incidencia acumulada cada 100.000 habs. Chaco ocupa el 5º lugar, CABA 6º y Buenos Aires 14º.

Estacionalidad del dengue en Argentina

Por el desarrollo en latitud que presenta la Argentina, esta enfermedad vectorial tiene una estacionalidad particular que se inicia a final de la primavera en el norte y va bajando en latitud hasta el AMBA. El registro de casos se hace entre la SE30/2019 y la misma semana del año siguiente. Los brotes epidémicos también se asocian con la latitud (temperatura y lluvias), por lo que la estacionalidad, en el AMGR se inicia antes que en AMBA y finaliza en ambas regiones  con las temperaturas más crudas del invierno.

El dengue como fenómeno sanitario urbano

Durante 2020, Resistencia y Corrientes tuvieron pico de casos antes -SE10 y 12- y CABA-Pcia. de Buenos Aires, después  -SE11 y 14-. El hecho que aglomerados urbanos o ciudades vinculadas como Resistencia y Corrientes tengan picos de denuncia-confirmación en las mismas semanas, muestra la incidencia no sólo de factores climático-ambientales, sino que la circulación de personas forma parte del ciclo del virus en las ciudades.

El vector del dengue es el mosquito Aedes aegypti, una especie muy adaptada a compartir espacios con las personas. Es una zoonosis urbana, porque las condiciones socioambientales de la ciudad resultan propicias para el contacto humano-vector.  Aunque todavía los brotes se originan a partir de casos importados, en el AMBA, los barrios NBI con déficit de agua tratada distribuida por cañería hermética son los sitios de cría más frecuentes del vector y donde la transmisión de la enfermedad es más rápida, por el hacinamiento y la densidad poblacionales.

En el AMGR a estas condiciones socioambientales, se suma el ambiente especialmente húmedo de la Ciudad de Resistencia, un área metropolitana definida por topografía lacustre/palustre.

Las Comunas 4, 7 y 8 de CABA, tanto como los Partidos de Avellaneda, Lanús y 3 de Febrero del AMBA, tienen altas tasas de incidencia para dengue y COVID-19, lo que nos hace llamar la atención sobre las medidas de prevención de esta sindemia para la temporada 2020-2021 de dengue.

El mosquito vector del dengue es una especie compañera de los humanos: le gustan los mismos espacios que a nosotros.

En AMBA41, al inicio del ASPO, estábamos en un pico de infección por dengue. La continuidad de las condiciones de cría del mosquito en los barrios sin provisión de agua por cañería, como la villa 21-24, o con cortes de agua recurrentes como el Mugica o Bajo Flores hacen pensar que dengue y COVID-19 serán infecciones concurrentes en la población de CABA (y el AMBA) en la temporada 2020-2021.

IRA

NBI – COVID-19 y padecimientos oportunistas del encierro

Las Infecciones Respiratorias Agudas –IRA–  son un conjunto compuesto por la  Enfermedad Tipo Influenza –ETI-, la Neumonía y la Bronquiolitis en menores de 2 años). Todos los años se verifica un progresivo aumento de los casos de IRA en invierno, demandando mayor atención, hospitalizaciones e incrementando la mortalidad.

Entre 2019 y 2020 se evidenció una diferencia significativa en el comportamiento de las infecciones respiratorias. La llegada del COVID-19 y las medidas del ASPO influyeron en el proceso asistencial, el comportamiento de la población en la búsqueda de atención, la capacidad de los servicios para notificar y confirmar esta infección. El aumento de los casos de COVID-19 es coincidente en el tiempo con la baja en la notificación de estas otras infecciones respiratorias. Como parte de las medidas de contención, la suspensión de las clases en todos los niveles educativos y de las prácticas colectivas de cuidado, como centros de primera infancia, también explica el descenso de los casos de bronquiolitis de menores de 2 años. Finalmente la campaña de vacunación antigripal lanzada tempranamente para personal de salud, mayores de 65 años y grupos a riesgo también incidiría en este descenso al igual que las dificultades en el registro de la vigilancia sanitaria durante la pandemia.

Las áreas de estudio de este proyecto (AMBA41 y AMGR) entre SE12-25/2020 concentraron alta cantidad de casos de COVID-19. En todo el país, a diferencia de 2019 donde la mayor proporción de infecciones respiratorias fue causada por VSR, Influenza y Adenovirus, a la SE25 de 2020 el 98% del virus circulante en el país fue SARS-CoV- 2.

A finales de junio de 2020, el SARS-CoV-2 causante de COVID-19 es el virus predominante en las infecciones respiratorias de la población argentina.

Ilustración: Ruth Oño

TBC

NBI – COVID-19 y padecimientos oportunistas del encierro

La TBC es una enfermedad infecciosa crónica, que muestra un proceso largo de deterioro de la salud. Además de la presencia del bacilo, la condición nutricional e inmunitaria de las personas, tanto como el hacinamiento, la escasa ventilación e higiene de los hogares, aumentan la probabilidad que ocurra la infección y se desarrolle la enfermedad.

En 2019, las áreas de estudio de este proyecto (AMBA41 y AMGR) se ubicaron en números absolutos y en tasas entre los 5 primeros lugares con mayor cantidad de infectados por TBC. Esta infección, asociable a la desigualdad social, se concentra en algunos departamentos, municipios y comunas. En CABA, en cantidad de casos el primer lugar lo ocupó la Comuna 7 (225), seguida por la Comuna 1 (204), la Comuna 8 (161), la Comuna 4 (145) y la Comuna 3 (86). En términos de tasas (x100.mil hab.), siguió liderando la Comuna 7 (93,60), seguida por la Comuna 1 (82,00), la Comuna 8 (71,81), la Comuna 4 (60,79) y la Comuna 9 (47,42), todas ubicadas en el sur de la ciudad. Además de la TBC, la Comuna 7 tuvo la mayor cantidad de casos de dengue, sarampión y COVID-19 en las SE12 a 25 de 2020 de toda la ciudad.

En AMBA40, en el jerarquía por cantidad de casos, el primer lugar lo ocupó el municipio de La Matanza (696), seguido por Lomas de Zamora (405), Merlo (302), Moreno (299) y Almirante Brown (297). En términos de tasas (x100.mil hab.), los lugares se modifican ocupando el primer lugar Lomas de Zamora (62,94), seguido por San Vicente (59,60), Gral. Rodríguez (57,84), Moreno (56,99) y José C. Paz (56,66).

En Chaco, el primer lugar en cantidad de casos lo ocupó el AMGR (Depto. de San Fernando, con 136 casos). En términos de tasas cada 100.000 habs., este departamento se ubica en el noveno lugar dentro de un total de 25 deptos.

Reforzando nuestra hipótesis que la infección por TBC se asocia con la desigualdad social,  la tasa cada 100.000 habs. de TBC es más alta en CABA, el segundo distrito de mayor PBG (estimado en 19,1%) del país que en Chaco, la jurisdicción con un 1,3% de PBG.

Lamentablemente, la TBC no es un problema solamente en AMBA41 y AMG Resistencia, en todo el país tiene un 2,78% de aumento anual en el número de casos desde 2013.

La tuberculosis –TBC- es un indicador no sólo de la situación sanitaria, sino de las desigualdades internas del país y las ciudades. Es alarmante que la tasa cada 100.000 habitantes de tuberculosis es más alta en CABA, uno de los dos distritos que genera más riqueza del país que en Chaco, la jurisdicción que aporta un algo más de un 1% de la riqueza.

En el contexto de este estudio, la Comuna 7 expresa claramente cómo las desigualdades sociales determinan la morbilidad. Con el 3,4% promedio de NBI en saneamiento y vivienda (hacinamiento, falta de provisión de agua potable y tratamiento de excretas) durante el primer trimestre 2020 tuvo la mayor cantidad de casos de COVID-19, en un contexto crítico de dengue, sarampión y tuberculosis.

El contexto de la emergencia sanitaria por COVID-19 podría impactar en estas áreas de mayor prevalencia de TBC, no solamente por las consecuencias del ASPO en relación con las condiciones de vida y vivienda, sino también por la reorganización del sistema sanitario con prioridad en el diagnóstico y atención del COVID-19, obstaculizando la continuidad de los tratamientos y el diagnóstico de TBC.

Ilusrtación: Ruth Oño

Violencia institucional

MONITOREO DEL ASPO​

Barrio Bandera Argentina, Municipio Cmdte. Fontana, 31 de mayo

“Indios infectados, hay que matarlos a todos”

En el contexto de miedo e incertidumbre generado por la pandemia, se agudiza la discriminación, que en algunos casos acaba justificando la violencia institucional contra grupos subalternos. Tal el caso de los adolescentes qom del barrio Bandera Argentina en la Municipalidad Fontana, AMGR  que en la madrugada del día 31 de mayo, fueron violentados por un grupo de efectivos de la Comisaría Tercera, Policía de la Pcia. Del Chaco. Los policías ingresaron a la vivienda sin orden de allanamiento, donde golpearon atrozmente a cuatro jóvenes, les dispararon, los arrebataron del hogar y trasladaron, a los golpes, a la comisaría. Allí́ siguieron infringiéndoles todo tipo de torturas, violencia verbal, sexual y amenazas de muerte. La acusación, de la que no se tenían pruebas era que el grupo de jóvenes había apedreado la sede policial.

En un testimonio tomado por la Mesa Multisectorial Feminista, una de las víctimas estaba durmiendo hasta que la sobresaltaron los tiros, alcanzó a cobijar a sus hijos hasta que todos fueron trasladados a la comisaría, donde la tortura grupal consistió en rociarlos con alcohol para luego disputar entre los efectivos policiales quién ser atrevía a prenderlos fuego.

Bajo Flores, CABA 28 de mayo

Observatorio de DDHH del barrio donde vivía Facundo Scalzo hizo en mayo una advertencia:

El 17 de junio Facundo Scalzo recibió 4 tiros por la espalda, de un arma de Gendarmería Nacional, en una calle del Barrio Rivadavia. Dos tiros en el torso, los otros en los brazos.  El 18 de junio, conversamos por Facebook con una amiga de Facu que compartió fotos y videos del incidente. Ella nos dijo: “Lo conozco de toda la vida, se crió con mi hermano. Van a decir que robó, que tenía droga. Nada de eso. Lo mataron en una pelea entre vecinos. Lo mató la Gendarmería. Era el más humilde de los buenos”.

La ONG CORREPI denunció  que “el gatillo fácil no disminuyó significativamente a pesar del brusco descenso de circulación de personas en la vía pública”. La mayoría de las ejecuciones fueron en AMBA.  Desde el 20 de marzo, fueron fusilados por fuerzas de seguridad Nahuel Gómez en Temperley el 28 de marzo; Rubén Sarso en CABA el 27 de abril; Alan Maidana en Berazategui el 24 de mayo; Lucas Barrios en la Isla Maciel el 30 de mayo; Augusto Itaurralde el 14 de junio en Plátanos y su amigo Diego Arzamendia apenas 48 horas después en Berazategui.

Entre las desapariciones que involucran la violencia institucional se cuentan  el caso de Facundo Astudillo, en manos de la Policía de la Pcia. De Buenos Aires en la periferia de Bahía Blanca, a la vez que se encuentran en investigación la de Gustavo Barrios, residente en el  Barrio Emerenciano de Resistencia, desaparecido el 1/2 en un incidente poco claro, en jurisdicción  fluvial de la vecina ciudad de Corrientes y Diego Fidel Chico, residente en el Barrio Toba desaparecido desde 24/6.

El enfoque del uso de la fuerza pública sobre ciudadanos particulares como violencia institucional nos permite entender la sistematicidad y recurrencia de estos abusos, más que su excepcionalidad.

Violencia de género

MONITOREO DEL ASPO​

Como indica ONU mujeres (https://www.unwomen.org/) la violencia hacia las mujeres aumentó durante la pandemia y probablemente debido al aislamiento social. La convivencia restringida por el ASPO, la pérdida de trabajo y la pauperización son algunos de los factores que incidieron en este aumento de la violencia. Desde el inicio de la pandemia en la Argentina, instituciones del Estado y de la sociedad civil lanzaron campañas de concientización y recursos para la denuncia y contención. El Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad a través de la línea telefónica 144, brinda asistencia y asesoramiento. Desde el año 2018, en el Barrio Mugica, la organización Garganta Poderosa, con apoyo de la Secretaría del Integración Social y Urbana, instaló una Casa de la Mujer, que brinda apoyo a mujeres contra la violencia y organiza actividades de capacitación. Además, se estableció una Mesa de Género y Diversidad con el apoyo de la Defensoría de la Ciudad para capacitar sobre alertas tempranas de violencia.

Asimismo, las organizaciones feministas difundieron por las redes sociales (facebook, whatsapp) volantes para generar una red de apoyo con números de emergencia para asistir a las mujeres en situación de violencia. En el mes de mayo, al inicio del ASPO existió la iniciativa “barbijo rojo” que consistía en que las mujeres violentadas pudiesen pedir ayuda en farmacias usando esa expresión como clave.

El Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de Provincia de Buenos Aires jerarquizó la políticas de género en todos los niveles de gobierno. De esta manera se descentralizó la atención en los municipios.

En los primeros 10 meses de 2020 se registraron 243 femicidios (Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación), siendo Buenos Aires la provincia con mayor cantidad. Asimismo, un informe de la Corte Suprema de Justicia, señala el aumento de casos de violencia hacia mujeres mayores de 60 años.

Según entrevistas realizadas a referentes qom en la provincia de Chaco, hubo un aumento de casos:

En agosto hemos tenido tres casos de violencia, tenemos casos de abuso a niñas, de 12 de 15, con 5 ó 6 casos. A esto se suma estar en la casa, de los abusos que se pudo conocer, antes era de las personas no indígenas contra indígenas, y ahora dentro del propio pueblo indígena. Lo importante es que se animan a denunciar, tenemos en todas las jurisdicciones del interior personal indígena en los juzgados de paz, en fiscalías, tenemos traductores intérpretes tenemos ese acompañamiento y ayuda para poder denunciar. Podemos sacar esto a luz, en el contexto de violencia de género. (Entrevista a Elizabet González, 12/8/2020 Coordinadora de las relaciones entre el Superior Tribunal de Justicia del Chaco y los pueblos indígenas).

En el Barrio Mugica (CABA,  AMBA41) nos relataron: Cuando hicimos la búsqueda activa de casos COVID-19 (…) aparecieron situaciones de (…) violencia de género o intrafamiliar. Me ha tocado acompañar a 3 ó 4 mujeres en esa situación, y hacer redes dentro del barrio con organizaciones que saben activar, y hay diferentes lugares que se abrieron para acompañamiento de la mujer, (…) el CESAC cumple un rol importante en todo esto, tenemos psicólogos que van al domicilio. (Promotora de Salud).

En el barrio Playón de Chacarita surgieron conflictos con el IVC en relación a problemas de violencia de género sufridos por mujeres que están en pareja con agresores que son titulares de las viviendas.

El mismo IVC como que te pone entre la espada y la pared y te dice ‘Si no te mudás con él, porque a él le corresponde, no vas a tener nada’.(…) Yo también perdí la vivienda por ese tema. (…) El papá de mi hijo me levantó la mano y… (…) Yo reaccioné, me fui, hice la denuncia. (…) Yo me iba a mudar con él ahora en enero. La vivienda le corresponde a él porque él está censado. Yo también estoy censada, pero él está censado en la parte afectada. Y como nosotros tenemos un hijo en común, nos iban a mudar como familia. (…) … pasó todo esto, volví a hablar otra vez y el IVC dijo que le correspondía a él y a mí no  (vecina del barrio histórico).

En AMBA (Villa Rodrigo Bueno) como en AMGR (Barrio Emerenciano) las organizaciones de mujeres mostraron potencia para el trabajo en red, sin embargo, no ha sido suficiente para limitar las agresiones, por eso continuamos alerta #Niunamenos.